domingo, 8 de marzo de 2009

Pecó mi conciencia
al pensar en tus besos recorrer mi piel.
Pecaron mis sentidos
al recordar tus manos acariciar mi cuerpo.
Pequé al desearte una y otra vez.

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Muy hermoso poema..

saludos fraternos con mucho cariño poeta..

un abrazo inmenso

besos

Sibyla dijo...

El pecado no está en amar,
sino en elegir bien el receptor
de nuestro amor!

Besitos querida Lucía:)

TORO SALVAJE dijo...

Pecar?
Nooooooooooooooo
Todo lo contrario.

Besos.

Mar y ella dijo...

No es un pecado amar..es un pecado no encontra la reciprocidad......




Mariella