viernes, 14 de noviembre de 2008

No recuerdo casi tus ojos ni el calor de

tus caricias, pero cada noche me visto

de pasión por ti. Por si cambiaras la ruta

de tú sueño y te acercaras,

a mi almohada….

3 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Que precioso y delicado poema, lleno de ternura esperando tu respuesta en la almohada...

Bellisimo, me gustan tus poemas los leo y me los llevo siempre dobladitos en el pecho, para poder leerlos cuando los necesite...

saludos fraternos

Sibyla dijo...

Hola Lucía!
Yo hoy tomé la ruta de tus palabras, para quedarme colgada de tu bello poema.

Besitos guapa:)

Mar y ella dijo...

Nustra almohada guarda tantas pasiones,tantas preguntas,tanto de ese nosotros....
bello..

Mariella